Contraindicaciones y efectos secundarios del comino

Contraindicaciones y efectos secundarios del comino

junio 26, 2018 Desactivado Por admin

Contraindicaciones y efectos secundarios del comino

El comino, es el fruto de una planta conocía como Cuminum cyminum perteneciente a la familia de las umbelíferas, utilizada desde la antigüedad como una deliciosa especia aromática, incluida principalmente en la cocina, siendo el ingrediente principal para la preparación del curry, pero es también muy utilizada para la medicina natural.

Contraindicaciones del comino

Existe un muy contado número de personas que pudieran no ser muy tolerantes al consumo de comino, o pudiera perjudicarles en algún sentido su salud:

  • Personas alérgicas a las plantas, específicamente las que pertenecen a la familia de las umbelíferas, deben tener mucha precaución ante el consumo de comino.
  • El comino puede tener algún tipo de reacción si la persona consume medicación antidiabética, por lo que corre riesgo de provocar hipoglucemias.
  • Tampoco es recomendado si una mujer tiene ciclos menstruales muy fuertes, ya que el comino tiene propiedades emenagogas, lo que pudiera incrementar el sangrado menstrual.

Otros efectos secundarios del comino

  • Ardor en el estómago: Si bien estas semillas son conocidas por sus propiedades para problemas de gases, también se le conoce por provocar otros problemas digestivos muy comunes, como el ardor de estómago.
  • Si bien el comino no es tóxico y se le considera básicamente un alimento bastante seguro, contiene ciertas sustancias medicinales que en exceso, pudieran resultar tóxicas.
  • El aceite esencial del comino, pudiera provocar irritación en la piel o ampollas, por lo que se recomienda que sea diluido previamente.

Comino durante el embarazo y la lactancia

Muchas veces, no se recomiendan el consumo de comino durante el embarazo, debido a que una sobredosis de esta especia, pudiera causar un aborto espontáneo.

También, durante la lactancia, debido a que posee un efecto galactógeno, aumenta la secreción de leche materna, pero antes de su consumo, siempre se recomienda consultar un médico especialista.